Aprobada la nueva Ley de Patentes - Berger & Dozet
5027
post-template-default,single,single-post,postid-5027,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Aprobada la nueva Ley de Patentes

Aprobada la nueva Ley de Patentes

índice

El pasado viernes 14 de noviembre el Consejo de Ministros aprobó la remisión a las Cortes de un proyecto de Ley cuyo objetivo es el de sustituir a la ley vigente, Ley 11/1986 de Patentes.

En la actualidad, los títulos de concesión de patentes solicitadas en España conviven con los validados en nuestro país y provenientes de la concesión de una patente europea, cuyos efectos a nivel de protección son los mismos, aunque han pasado por un proceso de tramitación mucho más exhaustivo y que nada tiene que ver con el de nuestro sistema general de concesión. Es decir, en España casi todo lo que se presenta como solicitud de patente se puede llegar a conceder. Conviven por tanto las llamadas patentes “fuertes” con las “débiles” concedidas sin Examen por parte de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM). Estos títulos, obtenidos de forma totalmente reglamentada, pueden sin embargo confundir a terceros y generar litigios innecesarios o monopolios injustificados si no se es consciente de su verdadero ámbito de protección.

Hasta la fecha, existen dos sistemas en la normativa española a los que un titular de patente se puede acoger, el Procedimiento General de Concesión, sin Examen, y el que la nueva Ley contempla como único, el del procedimiento con Examen.

Por tanto, uno de los cambios propuestos más significativos conlleva la obligatoriedad del sistema con Examen previo por parte de la OEPM para la concesión de la patente. En dicho Examen se analizaran los requisitos de patentabilidad, esto es, novedad, actividad inventiva o aplicación industrial, entre otros, y solo se concederán aquellas solicitudes que superen estos mínimos requerimientos. Por tanto, las patentes concedidas serán todas “fuertes” o por el contrario serán denegadas.

Los documentos de patentes que resulten concedidos, serán títulos de propiedad “reales” con toda su fuerza jurídica, al igual que ocurre en casi todos los países denominados desarrollados.

En cuanto a los costes, para la solicitud, trámite, concesión y mantenimientos de una patente se requiere el pago de unas tasas ante la OEPM. Con la entrada en vigor de esta nueva Ley, no parece que vayan a disminuir, sino a aumentar. Además el Examen obligatorio conlleva el correspondiente pago de tasas por lo que, de cualquier forma, la tramitación de una patente se encarecerá. No solo eso, sino que algunos pagos que se realizaban durante el trámite se adelantan a la fecha de la solicitud, como el pago del Informe sobre el Estado de la Técnica (IET). Se trata de un informe de solicitud obligatoria para continuar con el trámite de concesión de la patente, y si bien el abono de su tasa se adelanta varios meses, no se obtiene en la Ley un compromiso de la OEPM a emitirlo en un plazo menor que el actual como ocurre en otras Oficinas de patentes.

Se establece un sistema para la oposición y el recurso posterior a la concesión, similar al que prevé el Convenio de la Patente Europea (CPE), tanto para las patentes como para los modelos de utilidad, donde la oposición se cursa previamente a la concesión.

Se incorporan multitud de otras modificaciones, entre las cuales, se eliminan los certificados de adición, se aclara el régimen de las invenciones laborales (las que se producen en el contexto de una relación profesional), se simplifica la regulación de las denominadas licencias obligatorias, que son aquellas que, por razones de interés público, el titular de la patente debe dar en todo caso para evitar que una invención quede sin explotar, y un largo etcétera de pequeñas reformas que pretenden actualizar y fortalecer la Ley, adaptarla al marco internacional y minimizar y agilizar los trámites del procedimiento.

Se prevé la entrada en vigor de esta Ley en diciembre de 2016, por lo que no se puede perder de vista que aún pueden producirse cambios y sobre todo, estaremos atentos al “Cómo” se prevé su implementación.

www.elderecho.com

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.